¿Qué es una fachada ventilada?

En el mundo de la construcción y la edificación, la tecnología está ampliando continuamente nuestras opciones para disfrutar de viviendas confortables, con índices más altos de eficiencia energética, más beneficiosas para la economía doméstica y cada vez más amigables con el medio ambiente.

A esta innovadora generación de soluciones tecnológicas pertenece la fachada ventilada, una respuesta avanzada de aislamiento higrotérmico, tanto en obra nueva como para rehabilitación. En esta página resumimos qué es, cómo funciona y cómo se instala.

 

Fachada ventilada. Una muestra

Una fachada ventilada.

 

Si deseas ver un proyecto real, puedes leer esta otra página, donde exponemos la instalación de una fachada ventilada ejecutada por OYRSA.

* * *

Casi todos nosotros habremos experimentado alguna vez también las consecuencias del deficiente aislamiento hídrico y térmico de un edificio: el aire que se filtra por los muros, las humedades con distinta intensidad, el calor en verano, etc. Son inconvenientes más o menos tolerables, y también, mirando al futuro, son la amenaza de un deterioro, con inconvenientes mayores.

Una fachada ventilada permite hoy en día un nivel de respuesta máximo a esta problemática, ya que constituye una solución de aislamiento y protección, eficaz y eficiente, para la totalidad del edificio.

La fachada ventilada supera a la convencional en:

  • protección térmica (efecto paraguas y efecto sombrilla),
  • aislamiento acústico,
  • estanqueidad (garantía de impermeabilidad, protección frente al agua en sus diferentes formas: humedad, lluvia, etc.),
  • y estabilidad.

 

¿Cómo es una fachada ventilada?

Una fachada ventilada es un cerramiento multihoja, compuesto por:

  • una hoja interior, el cerramiento del edificio, sobre la que se coloca directamente un material aislante; en el caso de la rehabilitación de un edificio, la hoja interior es la fachada existente.
  • una hoja exterior, no estanca, pues tiene aberturas en su arranque, coronación, alféizares y dinteles; se apoya y ancla a la hoja interior mediante un sistema de fijación, compuesto por perfilería y anclajes, o por anclajes. Como al colocar el sistema se va a perforar el aislante colocado previamente, este se repondrá donde sea necesario al finalizar la colocación.
  • lo anterior indica que la hoja interior y la exterior no están adheridas, sino que existe una separación entre ambas, lo que da lugar a la formación de una cámara de aire. Pero la separación entre las hojas no existe solo para dar cabida al aislante y a la fijación; por el contrario, el espesor de la cámara de aire está calculado a fin de que la cámara cumpla su función protagonista en el comportamiento de la fachada, a la que esta debe su nombre de fachada ventilada: la ventilación.

 

OYRSA Fachada ventilada. Rehabilitación de fachadas.

Sección de una fachada ventilada. Paramento (en vertical). Forjado (en perpendicular). Aislante sobre el paramento. Sistema de fijación anclado al paramento. Revestimiento (exterior) anclado al sistema de fijación.

 

 

Funcionamiento de la fachada ventilada

Se dice que el material más valioso de una fachada ventilada no es ninguno de construcción, sino el aire, y se explica así, por el conjunto del comportamiento de la fachada:

  • cuando hace calor, se crea un efecto chimenea que refresca el interior de la cámara e impide que se eleve la temperatura del edificio. Es porque el aire que se introduce por las aberturas se calienta y sube empujado por el aire frío; la continua corriente de convección así formada es una barrera frente al calor.
  • cuando hace frío, no hay condiciones para que se establezca una corriente de convección. Lo que ocurre en este tiempo es que el aire permanece en la cámara a una temperatura estable. Mientras, el calor del interior tiende a transmitirse al exterior, pero se encuentra con la barrera del aislante que se lo impide.
  • en todo tiempo, el aire de la cámara produce la evacuación de la mínima cantidad de agua o vapor de agua que pudiera introducirse.

 

Comportamiento de la fachada ventilada.

 

Antecedentes y origen de la fachada ventilada

La ventilada es una innovación, aunque su idea de base no es nueva, ya que han existido otros cerramientos multihoja anteriormente, por ejemplo:

  • el muro shingled nórdico,
  • el muro cavity anglosajón,
  • el tabique pluvial mediterráneo.

Sin embargo, todos son diferentes del concepto de desarrollo de la fachada ventilada, la cual, tal como se conoce hoy, nace después de la II Guerra Mundial.

La primera formulación teórica de una fachada ventilada fue enunciada en 1946 por el ingeniero sueco Carl Hugo Johansson, que desarrolló su actividad docente e investigadora en el seno de la Kungliga Tekniska Högskolan (KTH) de Estocolmo, gracias en parte al apoyo económico proporcionado por el Comité Nacional para la Investigación en Edificación, Statens Kommitté för Byggnadsforskning (SKB).  (Gonzalo Souto Blázquez. Los protagonistas del desarrollo inicial de las fachadas ventiladas: investigadores e institutos tecnológicos).

 

 

¿Cómo se instala una fachada ventilada?

En el vídeo puedes ver el proceso de ejecución de este tipo de fachada. Lo ha realizado la empresa ULMA Architectural Solutions y lo hemos añadido a nuestro canal en YouTube como muestra de instalación. Los materiales varían de una fachada a  otra, pero, en esquema, el proceso es como muestran las imágenes:

 

La instalación de la fachada ventilada se cita entre sus grandes ventajas, ya que se realiza en seco y sin acceder al interior del edificio (de las viviendas, oficinas, etc.).

El proceso de ejecución de la fachada ventilada comprende, básicamente:

  • Preparación de la fachada: cuando la intervención es una rehabilitación, se desmontan y retiran los voladizos que se requiera, las instalaciones y los equipamientos. En obra nueva, se habrá construido ad hoc la hoja interior.
  • Replanteo: se evalúan y corrigen los desvíos en la plomada de la fachada o de la hoja interior.
  • Colocación del aislante.
  • Instalación del sistema de fijación.
  • Reposición del aislante si es necesario por la rotura del colocado al instalar el sistema de fijación.
  • Colocación del revestimiento de abajo hacia arriba con las diferentes juntas.

 

¿Todas las fachadas pueden rehabilitarse con una fachada ventilada? ¿Cuál es el material de la hoja interior?

La hoja interior de una fachada ventilada puede ser de:

  • hormigón,
  • fábrica de ladrillo (macizo, perforado o de termoarcilla), y
  • estructura metálica.

La instalación no sería posible, por ejemplo, sobre ladrillo hueco.

 

Revestimiento – Hoja exterior

Una rehabilitación con fachada ventilada produce un enriquecimiento estético del edificio, que genera a su vez una revalorización del inmueble, y el revestimiento es uno de los principales factores que contribuyen a que sea así. Tanto en obra nueva como en rehabilitación, la fachada ventilada ofrece un aspecto de visible calidad estética, como se encargan de resaltar todos los fabricantes.

Los materiales de revestimiento más empleados actualmente son:

  • Cerámica
  • Piedra natural
  • Metal
  • Composites
  • Resinas termoendurecibles
  • Cristal
  • Madera
  • Ladrillo caravista
  • Fotovoltaica

 

 

Edificación de viviendas unifamiliares 01

 

Mantenimiento de la fachada ventilada

Es un mantenimiento sencillo, basado principalmente en la limpieza del revestimiento, si la requiere, y en la inspección periódica del sistema constructivo según lo que establece el Código Técnico de la Edificación.

Cada año

Comprobación de que las aberturas de ventilación no están obstruidas.

Cada 3 años

Comprobación del estado de conservación del revestimiento, si existen fisuras, desprendimientos, humedades, manchas, etc.

Comprobación del estado de conservación de los puntos singulares, principalmente, los encuentros de la cámara de aire ventilada con forjados, marcos y dinteles.

Cada 5 años

Comprobación de la posible existencia de grietas y fisuras, así como desplomes u otras deformaciones, en la hoja principal.

Cada 10 años

Comprobación del estado de limpieza de las llagas o de las aberturas de ventilación de la cámara.

 

 

Costes de la fachada ventilada

El coste de una fachada ventilada está determinado por:

  • la redacción y dirección del proyecto por parte de un arquitecto o un arquitecto técnico,
  • la asesoría de la ingeniería para todos los cálculos necesarios,
  • los materiales empleados,
  • las dimensiones de la fachada, y
  • la puesta en obra o instalación.

 

 

Amortización económica de la fachada ventilada

La amortización de la fachada ventilada depende de los costes y del rendimiento energético, que se valora comprendido entre un 25 y un 40%.

Aunque la fachada ventilada supone un coste elevado, este coste final se conoce antes de realizar la instalación.

Como referencia sobre la amortización económica, cabe tener en cuenta las estimaciones que los fabricantes aportan.

Por ejemplo, Onyx Solar indica sobre su fachada fotovoltaica:

«Las fachadas ventiladas fotovoltaicas de Onyx Solar son capaces de ahorrar al edificio hasta un 53% en sistemas de climatización y un 32% en el consumo total de electricidad. Gracias a todo ello la inversión realizada se amortiza en 28 meses y supone una tasa interna de retorno, es decir, un rendimiento futuro promedio, superior al 89% de forma que a lo largo de la vida útil de la instalación de recupera 30 veces lo invertido».

 

FAVETON ofrece un estudio comparativo de costes entre la solución tradicional y la ventilada, y el resultado es que la fachada ventilada tiene un encarecimiento del 20% por metro cuadrado sobre la fachada tradicional. Añade que, con un ahorro energético del 20%:

«El coste adicional podría ser amortizado por el usuario en unos 3 años. Luego tenemos otras mejoras comentadas con anterioridad, como los beneficios en cuento a salubridad, el coste nulo de mantenimiento, mejora de confort, la durabilidad de la solución así como su contribución a la sostenibilidad del planeta. Todo esto hace que en todos los sentidos sea más rentable y productiva la utilización de la fachada ventilada en el marco de nuestra sociedad actual».

 

Un tercer ejemplo puede ser Euronit, que  aporta estos datos de interés sobre una fachada ventilada realizada:

Mejorar la calificación energética de un edificio supone más de 550 euros de ahorro por vivienda al año en electricidad y gas.

Ahorro de pérdidas energéticas: 86%.

Ahorro total en la factura energética: 50% (calefacción 52% y refrigeración 41%).

Amortización del coste de la obra: 9 años.

 

Para el cálculo de amortización se establece un coste de inversión inicial y una vida útil estimada de la medida, datos con los que se estudian:

  • Ahorro anual, estimado en % sobre el consumo total del edificio que se está tomando como modelo.
  • Período de amortización, con un máximo de tiempo de estudio de 60 años.
  • Retorno de inversión tras la vida útil de la mejora (30 años para medidas pasivas y 15 para activas).

 

El proceso de cálculo se resume en:

  • Estimar la demanda energética inicial y final.
  • Convertir la demanda en consumo energético.
  • Determinar los ahorros económicos debidos a la reducción del consumo de energía.
  • Proponer una estimación del coste económico de la intervención.
  • Introducir los costes “reales” de la intervención
  • Introducir los costes “iniciales” de la energía.
  • Calcular los ahorros previsibles partiendo de los reales y la estimación de ahorro energético.
  • Calcular el tiempo de recuperación de la inversión.

 

Rehabilitación fachadas - ventilada 06

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s