OYRSA, soluciones de inversión

2018 02 01 Post
Hotel Marina Bay Sands, en Singapur. Foto de su web: www.marinabaysands.com.

 

Estaremos de acuerdo en que hay varias formas de ver y expresar las cosas, o dicho de otra forma, varias formas de no estar de acuerdo del todo. El resultado es que entre todas estas perspectivas diferentes se construye una perspectiva más rica. ¡Estupendo para todos! Un win-win, ganar-ganar.

 

Reforma sin coste, un producto de OYRSA para inversores

En una página anterior hemos hablado de nuestra reforma sin coste, una iniciativa de OYRSA con la participación de Metroútil. Así la llamamos y se la explicamos a los clientes que se interesan por ella.

  • Se trata de la reforma realizada en una vivienda a la venta que se abona cuando la venta se hace efectiva.
  • El cliente no paga nada hasta que la casa no se vende; por lo tanto, pagará con unas futuras ganancias, con un dinero que va a obtener.
  • El precio acordado para la venta incluye, como mínimo, el precio que el cliente puso a su vivienda sin reformar y el precio de la reforma. La inmobiliaria factura su comisión, como en cualquier caso.
  • Lo habitual, sin embargo, es que la vivienda reformada se revalorice por encima de este precio mínimo, por un lado, y por otro lado, que se intente la venta por el mejor precio posible. En este caso, acordamos un reparto de los beneficios, que suele ser la mitad para cada una de las dos partes, propietario y empresa reformista.
  • Si estuviéramos en unos grandes almacenes, por ejemplo, nos presentarían esta operación como el «compre ahora y pague dentro de x meses», es decir, como un pago aplazado. Aunque, como puedes ver, no solo es un pago aplazado, sino también una inversión. Por esto presentamos nuestra reforma sin coste como un producto para inversores.

 

Digitalización y finanzas inmobiliarias

El sector inmobiliario, como la mayoría, se encuentra actualmente ante el doble desafío de la digitalización y de evitar los errores del burbujismo pasado.

En cuanto a la digitalización, se señalan dos avances digitales ante los que las empresas promotoras y corredoras inmobiliarias deben tomar decisiones:

«El primero, constituirse en Fintech inmobiliarias, ofreciendo de esta manera nuevos canales de participación con el público consumidor, y otorgando, también, la posibilidad de financiar las operaciones a través de la propia inmobiliaria.

El segundo avance reside en automatizar los procesos, dejando de lado aquellas prácticas que ralentizan la actividad, y quedaron obsoletas, y no hacen más que crear el ámbito propicio para la comisión de errores.» (artículo de la inmobiliaria argentina Dagostino Ferrari en Comunicaae, publicado posteriormente por medios españoles, Merca2IT User…)

Como fintech puede definirse a OYRSA, cuando actúa como empresa prestadora de este producto y servicio novedoso, que también es tan sencillo y transparente ha quedado descrito.

Las fintech del sector inmobiliario son a su vez muy nuevas: se las llama proptech (propiedad y tecnología) y hace solo un año se les daba la bienvenida en España:

«Llegan a España las fintech del sector inmobiliario, una industria de 2.500 millones. Se llama proptech y en el mundo inmobiliario anglosajón ha desatado una revolución similar a la vista en el mercado financiero español con las fintech. Aguirre Newman la ha traído a España», publicaba, por ejemplo, El Confidencial en febrero de 2017.

Este nuevo negocio de las proptech, que se considera creado en el Reino Unido en 2014, es desarrollado por compañía financieras y también por empresas de base tecnológica relacionadas con el mercado inmobiliario, como el portal Idealista, comparadores de vivenda online, etc.

El sector proptech de España ha celebrado su primer salón en 2017, Inmotecnia Rent, por iniciativa de los agentes de la propiedad inmobiliaria (API) de Cataluña; su segunda edición será en mayo de este año.

 

 

Una publicación reciente del diario El Referente identifica 160 empresas de proptech en España en este momento.

 

Un futuro sin burbujas: banca y proptech

…O solo con las burbujas de un cava para brindar por los éxitos conseguidos. Conceder un crédito o arriesgar una inversión significan fortaleza financiera. Una fortaleza que en el caso de OYRSA se apoya principalmente sobre la fortaleza empresarial. Los clientes hacen a una empresa, mientras la empresa acierta a conectar con ellos. Así está siendo hasta ahora, mientras OYRSA busca abrirse a nuevo mercado.

Si una transacción inmobiliaria es una buena operación, ¿por qué no repetir? ¿Por qué no pasar de operación a negocio incluso escalable? El portal especializado PropTech.es considera que la efectividad y el mejor futuro, o el más innovador, al menos, pasan por la colaboración, una colaboración que describe de alcance global y necesitada de socios locales, con diferentes fórmulas empresariales: «La colaboración en PropTech, clave para la escalabilidad».

El negocio inmobiliario, que hoy se encuentra ante la confluencia de formas novedosas de inversión-financiación, está siendo la oportunidad de desarrollo de las proptech, más agiles que la banca tradicional en el servicio que el cliente requiere, señala Grégoire de Lestapis, de Lendix.

Los inversores más conservadores cuentan con los Fondos de Inversión Colectiva (FIC), y  de interés al respecto es la noticia de que el Ministerio de Hacienda de Colombia acaba de autorizar a los Fondos de Inversión Colectiva Inmobiliaria a operar en Bolsa, con el objetivo de «la promoción y la masificación de la inversión».

¿Y al grupo de los más conservadores podría adscribirse también la apuesta por productos de menor beneficio, como el alquiler? Es lo que se está planteando la primera inmobiliaria de México, Vivanuncios.

Por último, tampoco faltan entre los inversores más tradicionales quienes esperan que los bancos lleguen a aliarse con las proptech.

En un futuro que se definirá en los próximos dos o tres años, según PropTech.es, una posibilidad es que las empresas más tradicionales hayan liderado la consolidación, sin tanta tecnología, sin tanto crecimiento y sin colaboración. Con innovación limitada, en definitiva.

 

Anuncios

La inversión en reformas y rehabilitaciones crece ampliamente en 2016 y 2017, mientras la construcción se mantiene bajo mínimos

El 2017 ha terminado con buenas noticias para el sector de la construcción y, después de 10 años de crisis, hay coincidencia en reconocer un resurgimiento generalizado. Es el término aplicado a la situación.

Salamanca forma parte de esta tendencia que es noticia a raíz de la publicación de datos estadísticos por parte del Ministerio de Fomento.

Se trata de cifras de visado de obra hasta el tercer trimestre del año, publicadas en noviembre, y confirman dos características principales de una nueva situación.

En primer lugar, hay coincidencia en destacar que la recuperación está muy lejos de la pujanza del 2007, y es significativo que se subraye, pues indica tanto el nivel de expectativas como el anclaje en el pasado. Lo que las cifras no dicen es si esta referencia en el pasado es un estímulo para el crecimiento o una limitación para identificar y encontrar otras oportunidades.

Sabemos al menos que no ha sido esto segundo el caso de OYRSA y de otras empresas que están contribuyendo al comienzo de un buen momento para este sector, y aquí viene la segunda característica, que es que se confirma la tendencia al aumento de los proyectos de obra nueva y el ritmo de demanda de proyectos de reforma, que continúan superando a los primeros, los de obra nueva.

Valga como ejemplo el estudio de la inmobiliaria Barnes Spain relativo a Madrid, que puede trasladarse a Salamanca en cuanto al incremento de las reformas. En el caso de Madrid, esta empresa autora del estudio indica que se debe a que se privilegia la ubicación y se prefiere reformar en el centro a adquirir obra nueva, que actualmente es una opción casi imposible en una ubicación céntrica, debido a la escasez de suelo.

¿Qué alcance tiene este resurgimiento del sector a través del incremento de las reformas?

Si vamos a las cifras proporcionadas por el Ministerio de Fomento, el último dato sobre visados de dirección de obra nueva de los colegios de arquitectos técnicos (que corresponde al mes de octubre, ya que la publicación es de noviembre, como decimos) arroja una cifra de 2.338, sumados los edificios de uso residencial y uso no residencial, mientras que los visados para reforma o rehabilitación han sido 2.876. Los presupuestos difieren en mucho, pero a la inversa: para la obra nueva han sido 971.608 miles de euros y para la reforma, 221.791,80. Todo esto referido al conjunto de España.

En Castilla y León, los visados de obra nueva en octubre (última cifra disponible) fueron 177, con un presupuesto de 41.234,70 miles de euros, mientras que los de reforma y rehabilitación fueron 183 visados, casi a la par, con un presupuesto de 11.227,90 miles de euros.

Resumido en una tabla, lo veríamos de la siguiente manera:

España

Castilla y León

Visados

Miles/€

Visados

Miles/€

Obra nueva

2.338

971.608,00

177

41.234,70

Reforma

2.876

221.791,80

183

11.227,90

Datos de octubre del 2017, últimos publicados.

En estas cifras, nada indica un resurgimiento ni tampoco se aprecian diferencias significativas entre proyectos de obra nueva y proyectos de reforma y rehabilitación. Sin embargo, sí existen, aunque para visualizarlo tenemos que acudir a las cifras del 2007, último año de boom antes del crack, y compararlas con el último dato anual disponible, que es del 2016 —teniendo en cuenta que las cifras del 2017 podrían mejorarlo—. Los datos que vamos a encontrar se resumen en esta tabla:

España

Castilla y León

Obra nueva
miles/€

Reforma
miles/€

Obra nueva
miles/€

Reforma
miles/€

2007

47.062.980,00

3.141.755,80

3.093.930,00

207.397,40

2016

7.541.891,70

2.053.283,46

340.488,70

104.495,40

Y aquí es donde vemos que la inversión en reformas durante el año 2016 va creciendo significativamente, mientras que la de obra nueva se mantiene en niveles casi irrisorios, comparada con la del 2007.

¿Cómo terminará 2017? A falta de publicarse las cifras de noviembre y diciembre, y siempre según datos oficiales del Ministerio de Fomento, vemos que la inversión nacional en obra nueva asciende a 8.076.435 miles de euros, y en reforma, a 1.823.240,20, lo que indica que las cifras del 2016 van camino de superarse holgadamente. En Castilla y León la obra nueva ha supuesto hasta octubre, incluido, 333.598 miles de euros, y la reforma, 110.017,50; por lo tanto, la inversión en reforma ya ha sobrepasado la del 2016 y la de obra nueva también será sobrepasada. En conjunto, se confirma la tendencia del 2016, durante el que la reforma y la rehabilitación han sido la fuerza tractora del sector de la construcción.

Para OYRSA, 2016 y 2017 han sido unos años especialmente dedicados a la reforma y la rehabilitación, de todo tipo, desde la reforma integral de viviendas a la rehabilitación tanto de edificios como de viviendas, pasando por las pequeñas reformas. Así hemos sido partícipes de esta nueva etapa en el sector de la construcción. Al mismo tiempo, hemos ejecutado obra nueva e impulsado paralelamente el área de interiorismo.

En este año que empieza, con la experiencia y los medios de los que disponemos, confiamos en compartir el éxito de muchos proyectos más.

Y como dicen unos amigos por ahí, seguiremos informando…

Todo empieza…

 

Todo empieza con la bienvenida a un cliente —una persona, una familia, una empresa, una comunidad de propietarios…— que confía en OYRSA realizar una construcción o una rehabilitación o una edificación.

Otras veces es el impulso promotor de OYRSA lo que pone en marcha una construcción, y también en estas ocasiones el cliente final está presente, ya que siempre pensamos en los habitantes y los usuarios de los espacios.

¿Y después? Todo lo que veremos convertido en realidad es antes un plano, una memoria descriptiva, un diseño. En OYRSA trabajamos de tres formas en esta fase del encargo del cliente:

Redacción de proyectos de arquitectura en OYRSA

Departamento de arquitectura propio

Colaboración con despachos de arquitectos

Recepción de proyectos de otros arquitectos

 

Accesibilidad, rehabilitación, reforma y edificación son las claves más frecuentes en nuestros proyectos: accesos a los edificios y áreas de circulación en su interior; recuperación para la habitabilidad; reforma de viviendas, locales y fachadas; edificación residencial, etc., etc. Sea cual sea el proyecto, OYRSA busca cada vez más la coordinación con sus clientes, la comunicación fluida para conseguir el resultado apetecido, el mejor resultado.

Sabemos que los espacios arquitectónicos responden a factores tanto físicos como personales y sociales. En el aspecto físico, la calidad y la sostenibilidad —el compromiso medioambiental— guían nuestras decisiones de materiales, maquinaria o procedimientos. Además, los espacios y estructuras físicas supondrán, para personas y familias, «privacidad, refugio, red social, base de actividades» y más, como describen estudios ya clásicos. De ahí el valor que OYRSA da a la comunicación y a la participación del cliente.

Esta relación con nuestros clientes es también parte del concepto social de nuestra actividad, en el que se integra el dinámico papel que hoy en día desempeñan las Administraciones Públicas, aportando su propio liderazgo a la evolución del sector. Así, la presentación de la memoria de un proyecto es una ocasión excelente para conectar nuestros espacios arquitectónicos con una normativa urbanística en la que son protagonistas la sostenibilidad social y la ambiental.

Hace solo unos días, la capital salmantina ha acogido un nuevo foro del proyecto Ciudades CENCYL+, liderado conjuntamente por el Ayuntamiento de Salamanca y once socios de Castilla y León y de las Regiones Centro y Norte de Portugal, pertenecientes a los ámbitos de la Administración local, la Logística y el transporte internacional. Los participantes del foro han tenido oportunidad de intercambiar experiencias de Desarrollo Urbano Sostenible en los ecosistemas urbanos e infraestructuras verdes.

Compromiso medioambiental, trabajo en red y, además, cultura de emprendimiento son los objetivos de este proyecto público. Unas líneas de actuación que en OYRSA son también una realidad desde el primer momento en el que damos la bienvenida a un nuevo cliente y proyecto.